Irónico González no pensó nnca que un trabajo pudiera ser divertido, hasta que lo contrataron de repartidor de leche(s)